El lobo estepario: ¿acierto o error de traducción?

[Entrada publicada originalmente el 18/5/2013]

Hace poco empecé a leer la versión traducida de la novela de Hermann Hesse, El lobo estepario, y pese a que mis conocimientos de alemán son muy básicos me pareció reconocer un error de traducción en la obra. La frase dice así:

«Pero creo que a usted le interesan también los libros y cosas parecidas; su tía me ha dicho alguna vez que usted ha terminado bien sus estudios del Gimnasio y que ha sido un buen conocedor del griego».

Páginas 20 y 21

lobo esteparioEl hecho de que la obra original, traducida por el traductor Manuel Manzanares, sea alemana, me hizo pensar que el término «gimnasio» podría tratarse de un grave error de traducción, ya que en la obra original se habla de «Gymnasium», que en alemán significa escuela de educación secundaria. Sin embargo, busqué el significado de «gimnasio» en el sitio web de la RAE y, pese a estar en desuso, una de las acepciones del término es la de lugar de enseñanza pública.

Una vez que somos conscientes de esta doble significación de la palabra «gimnasio», debemos preguntarnos por el proceso de reflexión al que sometió el término el traductor. Por supuesto esta traducción no se tomó a la ligera y confiamos en que nuestras dudas también fueran motivo de reflexión para Manuel Manzanares pero, aun así, ¿consideráis que la decisión final fue la adecuada o que por el contrario se incurrió en  el calco?

Lo que más llama la atención es que tratándose de una obra de tanto prestigio pueda haber en ella un error que a simple vista parece fácil de solucionar, por ello nos extraña hablar de fallo de traducción en este contexto. ¿Y si por aquel entonces se utilizara comúnmente la palabra gimnasio para hacer referencia a instituto?
Anuncios

4 comentarios en “El lobo estepario: ¿acierto o error de traducción?

  1. Si no me equivoco, la traducción de Manuel Manzanares es de 1931, y él era muy partidario de la fidelidad al autor: dos razones para suponer que “gimnasio” no es una traducción desacertada. Por otra parte, no es inusual leer, en textos redactados español, cómo autores alemanes estudiaron en gimnasios. No considero que “gimnasio” sea un error en el caso, pero es evidente que hoy, quizá, optaríamos por otra traducción. Muy buena reflexión, por cierto.

    Me gusta

    1. Hola Itziar, gracias por comentar :).

      Estoy de acuerdo en todo lo que dices, pero me llamó tanto la atención que tenía que escribir acerca de ello. También he de admitir que desconocía esa acepción del término en cuestión. Todos los días se aprende algo.

      ¡Un saludo!

      Me gusta

  2. Lo que pasa es que “Gymnasium” es mucho más que una escuela de educación secundaria. En Alemania existen varios tipos de escuelas secundarias, de las cuales esta es la única que permite a sus alumnos acceder a la educación superior. En Alemania, esta institución goza de mucho prestigio que se remonta a la época de la supremacía prusiana, durante la cual se institucionalizó.
    Por lo tanto, creo que esta es la única traducción razonable.
    Un saludo desde Alemania.

    Me gusta

  3. A mí no me convence esta traducción; recuerdo tres cosas problemáticas: esta que aquí se comenta – debería ser “Instituto” simplemente, para este pequeño comentario que hace el narrador no es necesario conocer las diferencias entre el sistema educativo español y el alemán, funciona perfectamente con “instituto”; y en todo caso, de verse así debería dejarse el alemán, “Gymnasium”, tal cual con una nota al pie aclarándolo, decir “gimnasio” a cualquier lector actual le sonará mal porque le hará pensar en un gimnasio, y de todas maneras, al ser una institución propia de alemania más que castellanizar el nombre de esa institución, mejor dejarla en alemán.
    Otra cosa que me molesta es el llamar “amoroso” a lo “sexual” (“relaciones amorosas”, por ejemplo), que es algo que igual se dice (o decía) en alemán, pero en español no he oído nunca y no me acaba de sonar bien (en la traducción inglesa se usa “sex” varias veces, lo comprobé). Incluso algo así como “actos de amor” quedaría mejor que “amorosos”, aunque yo directamente lo traduciría por eróticos o sexuales.
    Pero lo que más me molesta es la españolización de los nombres, algo que parece haber sido hecho con bastante frecuencia antaño por algún motivo incomprensible (incluso los nombres de los mismos autores se traducían); hoy en día ya no se hace, afortunadamente. Yo creo que con esto pierde autenticidad la obra (además, en esta novela en concreto, llamándose el autor Hermann es importante saber que la chica se llama “Hermine”, y no “Armanda”).
    Es necesaria otra traducción… O en todo caso una revisión de esta, quizás no haya que desecharla completamente y más que una mala traducción, ha quedado anticuada en aspectos como estos. No entiendo como un libro tan conocido no se ha vuelto a traducir nunca.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s